Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Madrid / San Sebastián
Email: info@alvarogerman.com
Phone: 0034 639 909 755
Instagram posts
Twitter posts
Latest From Our Blog
Menú
© Álvaro Germán Vilela
Álvaro Germán - Fotografía | Florencia (Toscana I)
15788
post-template-default,single,single-post,postid-15788,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Florencia (Toscana I)

No era mi principal motivo por el que visitar Florencia, pero las calles de convertidas en un parque temático del Renacimiento me empujaron al lado correcto del Arno.

En el último día que usé una guía (moderna o no) para elegir donde comer, llovía, llovía mucho sobre las páginas llenas de consejos para futuros Hemingways de postal. Por la zona en la que me había escapado de todo se recomendaba La Trattoria del Carmine en la Piazza del mismo nombre y se prometía verdadera Cucina Italina. Todo ésto al otro lado de cualquier puente si es que estabas en el lado equivocado. Y todos sabemos que siempre que tienes hambre estás del lado equivocado.

Llegando a la Piazza se descubre que el lugar cumple con los requisitos de cualquiera que busque algo de autenticidad mesonera transalpina, cola de lugareños esperando a ser atendidos, una carta repleta de platos que había oído mencionar en alguna de las películas de Ettore Scola y las mesas llenas de familias gesticulándose a cinco centímetros de las narices. Después de esperar mi turno durante 15 minutos fui sentado con desagrado y tras ser ignorado durante otros 15  y de que todos los comensales hubiesen comandado, me di cuenta que ese desagrado era por ocupar una mesa yo solo. Había formada una nueva cola de parejas, grupos de amigos y familias enteras con la nonna deseando sentarse. Algunos de ellos miraban las sillas libres de mi mesa con deseo. Así que como uno, estando de viaje, no está para amargarse, tras un par de rugidos de mi estómago y de ser ignorado por los camareros durante 10 minutos más, me levanté y me fui calle arriba buscado una buena papelera para tirar mi guía trendy.

2013-07-12 22.10.22

Frente a esa papelera me encontré el cartel de la fotografía. Confieso que soy a un cartel de especiales del día escrito a mano con buena letra como las urracas a lo que brilla. Era la Trattoria Angiolino, una suerte de cueva/bodega en la que fui recibido con trato amable. En cuanto a la carta no puedo opinar porque cuando se me cruza un especial del día en la cabeza ya no me lo saco, así que ni la miré. Me decanté por el Ossobuco de ternero con guisantes. El gran acierto de este plato estaba en la pasata que bañaba todo el plato hasta ocultar cualquier otro ingrediente, ni un guisante se veía (no ponogo la foto porque solamente se ve círculo rojo). Supongo que el chef era consciente de la gran salsa que había hecho para esa noche. No he vuelto a probar una igual. Me sigue sorprendiendo como en algo con una combinación tan corta se pueden dar tantas variantes, versiones y alteraciones. Aquí linkeo una receta de pasata, a mi gusto la mejor por la sencillez y rapidez. Truco, si usas el tomate San Marzano tienes la mitad de la salsa hecha. El camarero que me atendía rozaba los 80 años, así que ahorraba los viajes a mi mesa, y me dió tiempo de sobra para dar buena cuenta de un gran plato que tenía la pinta de resumir la cocina de ese lugar, todo fresco y cocinado en el momento. Se notaba que el responsable sabía lo que hacía y le gustaba hacerlo. Increiblemnete, éste detalle, es lo que falta en la mayoría de las cosas erradas que veo; La pasión.

Angiolino il Bello
Via di Santo Spirito, 36/R

50125 Firenze

Prometo intentar recordar y descifrar la receta que dio el camarero para incluirla en éste artículo junto a una fotografía que le haga justicia. Último consejo respecto a Florencia; Tira tu guía, mejor todavía, no la lleves o no la compres, anda en dirección contraria a los Coreanos, sal del lado erroneo del Arno y no te pierdas lo mejor de Florencia que además es gratis, El rapto de Políxena de Pio Fedi.
El rapto de Políxena de Pio Fedi.


   
Copyright © 2019 Álvaro Germán