Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Madrid / San Sebastián
Email: info@alvarogerman.com
Phone: 0034 639 909 755
Instagram posts
Twitter posts
Latest From Our Blog
Menú
© Álvaro Germán Vilela
Álvaro Germán - Fotografía | Buenas Compañías. Del papel al mantel #1
17099
post-template-default,single,single-post,postid-17099,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Buenas Compañías. Del papel al mantel #1

Un nuevo formato en el que el cocinero y actor Nacho Rubio, cocinará en muy Buenas compañías y siempre al aire libre. Actores, músicos, deportistas, periodistas y hasta un mago, serán algunos de los elegidos para mostrar su talento o su total desconocimiento en la cocina. Un programa ameno y muy divertido donde tendremos la oportunidad de aprender nuevas recetas y también de conocer un poco mejor a todos estos personajes.
– Canal Cocina

Hoy es día de resaca emocional. Ayer estrenamos Buenas Compañías en Canal Cocina y creo que hace mucho tiempo que no me ilusionaba tanto ver un trabajo mío en televisión. En edición impresa me ilusiona absolutamente todo porque todo es más pequeño, más personal, de recorrido más largo y en resumén, mucho más dominable. Tengo la suerte de trabajar con agencias que me dan mucha libertad artística y técnica, gracias a las nuevas tecnologías puedo plasmar lo que imagino o sueño, y gracias a las nuevas formas de comunicación publicar en todo el mundo. La televisión, u otra fotografía en movimiento a una cadencia de 25 imágenes por segundo, es un arte bastardo, somos muchos padres y en ocasiones demasiados, es un medio rápido y con pocas concesiones ni miramientos a la hora de mimar el resultado final.
Buenas Compañías es uno de los programas más modestos en los que he estado, uno de los presupuestos más bajos que he tenido y con los medios muy justos. Pero también es donde más se ha respetado mi trabajo, mis opiniones y mis ideas. Las mías y las de todos.
No puedo estar más orgulloso de pertenecer a este programa y al grupo de profesionales que lo componen. Con la mayoría de ellos llevo muchos años de correrías y espero que queden muchos más por delante.
Aprovecho para dar las gracias a mi equipo de cámara e iluminación, no solamente por este programa, sino por todos los programas que hemos hecho juntos. Jornadas duras y largas donde, con vuestro trabajo, habéis hecho posible que yo hiciera el mío. Es un lujo trabajar con todos vosotros.
Y si esto fuera poco tengo la posibilidad de fotografíar comida fantástica, y ahí se juntan las dos cosas que más me gustan, la gastronomía y la fotografía. ¿Si trabajar en lo que te gusta es un lujo qué es trabajar en las dos cosas que más te gustan?
Aunque no todo es color de rosa, estos programas son el mejor lugar para curarte el ego, ya que no hay posibilidad de error o el lujo de permitirte un día de mala suerte con la climatología. Lo que toca es lo que te comes, y a veces el menú está compuesto solamente por desastres.

Pero lo que no es un desastre, todo lo contrario, es la gran receta de Nacho Rubio de este primer episodio junto a Fran Perea, Tataki de atún con ensalada de mango. (Pinchando sobre el título puedes ver la receta)
Creo es una de mis mejores fotografías, no por la iluminación ni por la composición, lo es porque es uno de los mejores platos que he probado y visto. La combinación y juego de los tonos cálidos que ponen base al elemento central es lo más divertido y armónico, en cuanto a color, que he visto sobre un plato. El borde azul del plato hace de marco perfecto a esa explosión de naranja, rosa, rojo y amarillo. Buena combinación para emplatar, pero no para vestir.

Tataki de atún con ensalada de Mango. © Canal Cocina

Tataki de atún con ensalada de Mango. © Canal Cocina

El Ajoblanco de pera, el segundo plato del menú, es otro cantar. Una crema blanca; asusta el pensar en ponerlo en un plato blanco, pero después de la propuesta que finalmente se ve plasmada en el programa, en la próxima ocasión propondré subir la apuesta e intentar hacerlo, no solamente en un plato blanco, sino que toda la comosición sea blanca. Algún toque de color para descompensar también sería divertido, algo así como los cuadro de Miró del Museo Reina Sofía.

Ajoblanco de pera. © Canal Cocina

Ajoblanco de pera. © Canal Cocina

Centrándonos en la composición que nos ocupa, el bol es de estilo japonés, oscuro, rugoso, asimétrico y ondulante en los cantos. Es de un tamaño más grande de lo habitual en estas vajillas y el mate del esmaltado cambia según se fefleja la luz, lo que hace una buena pieza para emplatar y fotografiar. Son cuencos muy económicos pero que hay que buscarlos mucho. Tal y como dice Nacho en el programa respecto a ellos, “Hay que saber buscar y comprar”. Aunque el elemento que más cariño le tengo de este emplatado son las cucharas de Rogers Bros, y las encontré en la Feira da Ladra de Lisboa. Son un poco más redondeades, planas y anchas de lo habitual por lo que entran muy justas en la boca pero hacen que te puedas llevar una buena cantidad de crema de una palada. En la mesa final del episodio, Fran Perea eligió una de estas cucharas para zamparse el Ajoblanco y se aprecia que acertó en la elección.

¡Del papel al mantel!



   
Copyright © 2019 Álvaro Germán